Tengo 73 años, ¿aun puedo esquiar?

Tengo 73 años, ¿aun puedo esquiar?

26 septiembre, 2019 Desactivado Por EsteveRovira

Al igual que las clases de inglés para niños de primaria, gran cantidad de personas piensan que aprender a esquiar solo se hace desde las edades más tempranas, pero ha quedado demostrado que no es así. Para muchos, nunca es tarde para adquirir un nuevo conocimiento es por ello que aprender a andar en esquí, solo se convierte en un reto. 

Hacerse mayor solo nos lleva a ver las cosas de una manera distinta, y a ser más precavidos pero no por ello, limitados al momento de las actividades físicas y la recreación. Incluso, se ha convertido en una gran ventaja contar con más de 65 años, pues tienes la opción de poder repetir las actividades de manera gratis. Lo importante es la constancia y las ganas de hacerlo, claro, tomando en consideración unos cuantos consejos todo irá de maravilla, hasta podrias ir bastante fuerte si la condición física te lo permite. 

  1. Un ejemplo de toda esta perorata es un hombre que vive en Utah, se trata de George Jedenoff, quien cuenta con nada más que 96 años de edad al igual que Horario Miras, el fundador de Cerler aún se calzan las botas. De manera que solo nos resta agarrar los esquí y emprender la cuesta. 

Sugerencias antes de iniciar el esquí

  1. Un mes antes iniciar nuestra preparación física: aunque algunos especialistas prefieren que sea más tiempo, un mes siempre resultará el tiempo mínimo para poner nuestro cuerpo a tono y si deseas más, bien puedes hacerlo. La idea es alcanzar un nivel que nos garantice la coordinación articular y evitar algún problema de torsión en las articulaciones. Lo ideal es hacer carreras o montar bicicleta al menos 30 minutos por cuatro días a la semana.
  2. Ejercitar el tendón con  cuarto de sentadilla: nos referimos al tendón rotuliano al que se debe preparar muy bien por medio de la práctica de ejercicios de sentadilla ya que la posición en la que se esquía tiende a ocasionar lesiones en el tendón del cuádriceps.
  3. El trabajo del core es de suma importancia: dicha palabra “core” hace referencia al conjunto de músculos abdominales, la parte baja de la espalda y la cadera, lo cual resulta de vital importancia mantenerlos a punto. Así mismo la musculatura pequeña también hay que considerarla ya que sufre mucho si no es trabajada, sobre todo durante 2 o 3 días de nieve. 
  4. Un sistema nervioso estable a lo largo del año: se deben realizar ejercicios de propiocepción con balones medicinales o los erizos de pilates con la idea de que  los mecanorreceptores de las articulaciones se encuentren siempre activados y sin problemas. 
  5. Seguir el protocolo de las botas: sea porque seguiremos mañana o porque es el ultimo dia se debe acatar el protocolo de los cuatro puntos con la idea de alcanzar la recuperación en nuestro cuerpo. Con ello la indicación es estirar los cuádriceps, durante un par de minutos mantener hacia arriba las piernas, hacer bicicleta estática a baja intensidad y colocar de ser posible las piernas en un baño de agua fría.